Elogio de la locura o Encomio de la estulticia 6

“¿Habrá cosa más necia que el que un candidato servil halague al pueblo y compre su favor con propinas, soborne la adhesión de las masas, se deleite con sus aclamaciones, sea llevado en triunfo con bandera venerable y se haga levantar una estatua de bronce en el foro?”

————————————————————————————————————–

“Los príncipes, empero, aun viviendo en el seno de tanta dicha, o de lo que pretende serlo, me parecen desgraciadísimos, porque carecen de ocasión de escuchar la verdad y porque están obligados a tener a su lado aduladores en vez de amigos”.

Desiderius Erasmus o Erasmo de Rotterdam (1466-1526), “Elogio de la locura o Encomio de la estulticia”.

  1. Queridísimo DR HERT debe ser horrible ser Príncipe o Gobernante en cualquiera de las formas que se le llame, el poder es efímero, no tienen amigos, ellos no pueden ser amigos tampoco, nadie se atreve a decirles la verdad y ellos no escuchan consejos e ignoran la historia. Muy cierto, qué triste ser Príncipe.!!!!!!
    Mi cariño siempre.
    SCCh.

    • Muy querida Dra. Susy Carrillo: Todo poder, por naturaleza propia, es vano para quienes lo ejercen, pensando que es para siempre; creyendo que la adulación es verdad y que la verdad es un engaño. Cariñosamente. Humberto Ruiz.

    • Muy querida Dra. Susy Carrillo: El poder deslumbra a quienes no lo conocen o a quienes conociéndolo han elegido vivir y lucrar de él a expensas de quienes verdaderamente trabajan. Con un cariñoso saludo, Humberto Ruiz.

  2. Estimado Maestro Ruiz Torres, es bien sabido y mas por nuestro pueblo que el poder corrompe y vuelve inalcanzables a aquellos que en sus campañas nos prometieron bonanza y repartieron esperanza entre los votantes, pero tambien considero una falta de caracter como ciudadanos el que no hagamos nada para evitar que estos lleguen al poder cuando en nuestra voluntad reside la posibilidad que estos lleguen o no, saludos.

    • Muy estimado Maestro Jesús Partida: Tiene Usted toda la razón. Cuanto más nos alejemos de las instituciones, no sólo renunciamos a un poder ciudadano que nos es inherente, sino también damos paso abierto a intereses incontrolables, absolutamente irresponsables y fuera de todo control.
      Votar es un derecho. Como lo es también el cuestionar a la denominada “clase política” que ha convertido a este país en un vergel de la desesperanza, ineficiencia, de corrupción, de promesas mesiánicas y de una historia que se repite hacia el pasado. No encuentro diferencia esencial alguna entre los candidatos. Si hallo, en cambio, coincidencias intercambiables, entre las diferentes fuerzas políticas, de un insano apetito de poder.
      Sinceramente. Dr. Humberto Enrique Ruiz Torres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.